Bodega Ca Tino - Tienda Vinos Llíria

Cómo elegir un cava – Bodega Ca Tino Llíria

A menudo, cuando nos encontramos frente a una estantería de una tienda especializada en vinos, observamos gran cantidad de botellas y marcas, y nos cuenta decidir.

Lo más aconsejable es pedir ayuda al responsable de la tienda, quien a buen seguro podrá orientarte, pero siempre es muy bueno aprender a interpretar todas las señales que nos mandan las propias botellas y sus etiquetas.

¿Quieres saber cómo?

Hay diversos tipos de cava, pero básicamente, podemos ordenarlos según dos características:

Tipos de cava según azúcar añadido

La calidad del cava depende de la cantidad de azúcar que se le añade al vino durante la segunda fermentación, denominado licor de expedición. Con el tiempo, las levaduras e impurezas se concentran en el cuello de la botella, gracias a su posición inclinada en los pupitres. Al retirarlas, mediante el degüelle de la botella, se pierde cierta cantidad, contenida en el bloque de hielo. El licor de expedición remplaza la cantidad perdida en el degüelle.

El azúcar añadido puede disimular carencias organolépticas. Por ello, si no se le adiciona ningún tipo de azúcar, la calidad del producto será superior, pues el proceso de elaboración está marcado por una mayor exigencia desde el principio. Por orden de mayor a menor calidad, encontramos los siguientes tipos de cava:

Brut Nature: Sin ningún azúcar añadido, no se añade licor de expedición, sino que se reintegra el volumen perdido con el mismo producto almacenado con anterioridad.
Brut: Se permite la incorporación del licor de expedición con una pequeña cantidad de azúcar, hasta 15 gr/l.
Seco: La cantidad de azúcares añadidos oscilará entre los 17-35 gr/l.
Semiseco: Presencia de azúcar notable, hasta 50 gr/l.
Dulce: Incorporación de grandes cantidades de azúcar, más de 50 gr/l.

Tipos de cava según crianza

Otro distintivo de la calidad de un cava es el tiempo de espera en la bodega, es decir, su crianza, donde conviene destacar que:

• Cava, El proceso de crianza mínimo de un cava dura 9 meses.
• Un Cava Reserva, tiene una permanencia en bodega de entre 18 y 30 meses.
• Un Cava Gran Reserva, yace un período superior a los 30 meses en bodega.

Según datos del Consejo Regulador del Cava, en el año 2015 se expidieron 244.123.129 botellas, un 0,76% más que el año anterior.
Del tipo de cava que se ha vendido en 2015, un 88% pertenecía a la categoría Cava, un 10% a Reserva y un 2% a Gran Reserva.

Así pues, estos dos elementos determinarán la calidad del cava y ello permitirá hacer comparaciones entre distintas marcas, estableciendo incluso categorías según la calidad, pues no sería útil para un consumidor comparar, por ejemplo, el precio de un cava joven (9 meses de crianza) y Semiseco, con un cava Brut Reserva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *